Skip to main content

Autor: Andres

Aumenta la creación de empresas en España. Pero… ¿cómo se crea una empresa?

Segundo mes que aumenta la creación de empresas en España. Tras el sorprendente 13,1% de aumento en la creación de empresas en España en el mes de enero, febrero también nos ha dado otro dato positivo, con un nada desdeñable aumento del 7,9% con respecto a febrero de 2023. Y Asturias se sitúa a la cabeza en la creación de empresas en España, con un aumento del 22% en comparación al mismo mes del año pasado.

¿Y cómo se crea una empresa?

Los pasos a dar son importantes. Tras la decisión de crear una empresa, vienen las primeras dudas: ¿puedo seguir como autónomo o tengo que crear una sociedad? ¿qué tipo de sociedad crear? ¿qué capital tengo que aportar? ¿qué requisitos debo cumplir? ¿qué responsabilidades tendré? Es de vital importancia que la decisión tomada sea la correcta para evitar luego consecuencias indeseadas.

El segundo paso es decidir el nombre de tu futura empresa, teniendo en cuenta los requisitos del Registro Mercantil.

Seguiremos dando pasos con la apertura de la cuenta bancaria, el depósito en ella del capital social, las decisiones sobre la organización interna de la empresa…

Tras la firma en el notario de la constitución de tu empresa, llegan los procedimientos burocráticos para el inicio de la actividad: el alta en la Agencia Tributaria, en la Consejería de Trabajo, en la Seguridad Social, el alta de tus trabajadores…

Para crear una empresa, lo mejor es tener un buen asesoramiento que esté a tu lado en todos los pasos a dar. Un asesoramiento multidisciplinar que haga que no queden cabos sueltos. En ARGÜELLO ABOGADOS Y ECONOMISTAS llevamos más de tres décadas asesorando a cientos de PYMES asturianas, acompañándolas desde su nacimiento, ayudándolas a cumplir con todas sus obligaciones legales y aconsejando a los empresarios en la toma de decisiones desde todos los ámbitos posibles. Tenemos clientes a los que llevamos ayudando desde que constituyeron su empresa hace treinta años.

Llámanos al 985234212, concierta una cita y te ayudaremos en la constitución y puesta en marcha de tu empresa.

Absentismo laboral

El absentismo laboral, de forma genérica, es toda aquella situación que provoca que un trabajador no acuda al trabajo. Está de plena actualidad dicho concepto cuando cerrábamos la semana pasada con una noticia importante que nos indicaba que el absentismo laboral se sitúa en máximos históricos según el Grupo Adecco. El absentismo se ha disparado en los últimos meses, destacando que más de 1.160.000 trabajadores no acudieron a su trabajo ningún día a lo largo del último trimestre de 2023. Y la noticia aún recoge otro dato peor, y es que -como publicaba el diario Expansión el pasado viernes- Asturias lidera el absentismo nacional, con un 8,3% de subida, habiéndose disparado en el periodo reseñado. Por sectores, destaca el absentismo en el ámbito sanitario y el industrial.

La Federación Asturiana de Empresarios ya ha recogido el guante, pidiendo que se agilice la tramitación de bajas y controles médicos, proponiendo que las Mutuas de Accidentes de Trabajo, como colaboradoras de la Seguridad Social, puedan ayudar en dichos trámites. Los sindicatos han exigido mayor gasto en prevención de riesgos para reducir los accidentes laborales.

La principal causa de absentismo es, como podemos imaginar, la incapacidad temporal, es decir, que el trabajador se ha puesto enfermo, y en bastante menor medida, los accidentes de trabajo. Pero también aumentan -ya que ha aumentado el tiempo del permiso- el absentismo por permiso por nacimiento de hijos y las licencias retribuidas por distintas causas.

El absentismo causa un perjuicio para todos: para el trabajador, que además de los problemas que le causa para su salud en caso de ser provocado por una incapacidad temporal, puede causarle un perjuicio económico. También para la empresa, que se ve privado de un trabajador y debe asumir un coste económico por dicha ausencia. Y para la Seguridad Social, ya que en muchos casos, deben asumir parte del coste de una baja médica o de un permiso. Es por ello que la lucha contra el absentismo debe estar protagonizada por todos los sectores de la sociedad, fomentando la motivación de los trabajadores, la prevención de los accidentes y enfermedades…

La Administración debe dar pasos adelante en la lucha contra el absentismo. Y por lo que hemos visto en los últimos años, hemos visto un retroceso importante por su parte:

En primer lugar, la ley 22/2021 de Presupuestos Generales del Estado suprimió el bonus por baja siniestralidad que cobraban aquellas empresas que no habían tenido accidentes laborales y habían realizado inversiones en prevención de riesgos.

En segundo lugar, el RD 1/2023 y la regulación posterior modificó las bonificaciones que tenían las empresas por sustituir a personas en riesgo de embarazo o que estuvieran disfrutando del permiso por nacimiento, reduciendo tanto su importe como estableciendo requisitos importantes que antes no existían -como que el trabajador sustituto debía ser menor de 30 años-.

En tercer lugar, la gestión de las bajas médicas es peor, la desaparición de la obligatoriedad de entregar el parte de baja médico desde el pasado 1 de abril de 2023 ha hecho que sea la Seguridad Social quien comunique a las empresas las ausencias por motivos médicos de los trabajadores, y desde las asesorías ya hemos lanzado numerosas quejas que esas comunicaciones llegan con varios días de retraso.

No son buenos pasos para reducir el absentismo o para minimizar sus consecuencias, desde luego.

Pluriempleo

La semana pasada, EUROSTAT, la Oficina Estadística de la Unión Europea, publicaba los datos del pluriempleo en Europa. Y, mientras en Europa entre septiembre de 2022 y septiembre de 2023 aumentó un 1% los trabajadores en esta situación, en España la cifra se disparaba a un 6,8%.

Siendo, por tanto, una situación cada vez más frecuente entre los trabajadores, vamos a hacer un análisis general de lo que es el pluriempleo y cómo afecta a los trabajadores.

¿Qué es el pluriempleo?

El pluriempleo es aquella situación en la que un trabajador tiene dos o más trabajos en distintas empresas.

¿Qué diferencia hay con la pluriactividad?

La pluriactividad se produce cuando un trabajador realiza actividades que están encuadradas en distintos regímenes de la Seguridad Social. La más frecuente es aquel trabajador que además tiene un negocio propio, debe estar en el régimen general y en el de autónomos.

La diferencia principal es que una persona que esté pluriempleado podrá cobrar la prestación de desempleo si pierde uno de sus empleos -siempre que en el otro no esté a jornada completa- y un trabajador que esté en situación de pluriactividad, no tendrá ese derecho si pierde uno de sus empleos.

¿Qué límites tiene el pluriempleo?

Pues realmente ninguno, no existe limitación legal que impida a una persona estar dada de alta en dos empresas hasta 40 horas semanales en cada una, aunque como veremos más tarde, existen algunas limitaciones a nivel de Seguridad Social.

¿Cómo afecta a la vida laboral?

En la vida laboral, estar pluriempleado no afecta al número de años trabajados, para la vida laboral, los años trabajados son los mismos hayas trabajado en una empresa o en varias a la vez. Lo que sí se ve afectada es la cotización, ya que el límite de Seguridad Social que tiene el pluriempleo es que la suma de las bases de cotización del trabajador en las empresas en donde esté empleado, no pueden superar nunca la base máxima. Así se recoge en el artículo 148 de la Ley General de Seguridad Social. Esto quiere decir que a efectos de prestaciones o de pensión de jubilación, el tope será siempre la base máxima que estuviese vigente en cada momento de la vida laboral.

¿Cómo afecta a mi retención de IRPF? ¿Y a mi declaración de la Renta?

Aquí pasamos a desmentir uno de los grandes bulos que circulan por la sociedad española: el segundo pagador. Que tengas uno o más pagadores no quiere decir que pagues más o no. Basta con acudir al programa de retenciones de la Agencia Tributaria, introducir tu situación personal, tus dos salarios y retenciones de la Seguridad sumados, y obtendrás el tipo de retención que debes pedirle a tus empleadores que te practiquen, y así la declaración de la Renta no te saldrá a pagar por este motivo.

Novedades en la campaña de la Declaración de la Renta

Ya se han hecho públicas las fechas y algunas novedades de la Campaña para la Declaración de la Renta de 2023 que debemos presentar este año.

La principal novedad es que la campaña de la renta finalizará el 1 de julio de 2024, pues el 30 de junio -día que tradicionalmente finaliza el plazo- es domingo.

Otras fechas importantes para tener en cuenta son dos:

-El próximo 3 de abril ya se podrá solicitar el borrador para su confirmación, donde podremos conocer todos los datos que la Agencia Tributaria tiene de nosotros.

-El 26 de junio es el último día para la declaración con ingreso domiciliado.

Estarán obligados principalmente todos aquellos que hayan obtenido 22.000 euros de salario en 2023, o 15.000 euros si ha tenido más de un pagador y el segundo le ha abonado más de 1.500 euros. Pero siempre hay que recordar que si no estás obligado a hacer la declaración, pero te sale a devolver, es importante hacerla para recuperar esas cantidades y no perder derechos.

Hasta aquí los datos generales. Pero vamos a profundizar un poco en los borradores que la Agencia Tributaria emite. Y es que empresas tan reputadas como Wolters Kluver estiman en un 70% los borradores que contienen errores trascendentales. Y hace un extenso listado de los mismos: prestaciones de maternidad mal consignadas, retribuciones salariales recibidas por trabajos en el extranjero, retribuciones en especie, dietas…

La Asociación Española de Asesores Fiscales reduce a un nada desdeñable 30% el número de borradores erróneos. Enumera entre otros que los borradores no recogen gastos de las hipotecas, pagos del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), deducciones que se pueden practicar las empleadas de hogar, donaciones… indicando además que los errores suelen ser siempre en beneficio de la Agencia Tributaria y en detrimento del contribuyente.

Es importante recordar que, cuando confirmamos un borrador, estamos haciendo dando por buenos los datos que allí figuran, y la Agencia Tributaria, en caso de reclamación, no tendrá en cuenta si ha sido un error contenido en un borrador que ella misma haya elaborado.

Para la Declaración de la Renta de 2023 que se presenta ahora, existen distintas novedades a las que habrá que estar muy atento: los gastos de difícil justificación de los autónomos han subido hasta el 7%, deducciones a la compra de vehículos eléctricos, la deducción de 100 euros por maternidad hasta los 3 años se amplía a todas las madres y no sólo a las trabajadoras…

Viendo toda esta información, confirmar el borrador de la declaración es correr un riesgo innecesario. Lo mejor es ponerse en manos de nuestros profesionales. Nuestro equipo está formado por técnicos con años de formación y experiencia, que asisten anualmente a cursos para conocer las novedades del impuesto, para que el cliente que confíe en ARGUELLO ABOGADOS Y ECONOMISTAS tenga la tranquilidad de presentar su Declaración de la Renta sabiendo que ha aprovechado todas las deducciones posibles en su favor.

Registro de jornada laboral, el popular «control horario»

Hace unos días, nos despertábamos con las declaraciones de la Ministra de Trabajo que proponía que la inspección de trabajo tuviera acceso automático vía remota a los controles horarios de las empresas.

Aún hace semanas un autónomo que contrataba a su primer trabajador nos preguntaba si era obligatorio llevar el registro horario. Y la respuesta es clara: sí. No importa ya si el trabajador está a tiempo completo o parcial, si teletrabaja, si tiene jornada reducida o el tipo de contrato que le vincule a la empresa. Todos los trabajadores por cuenta ajena deben llevar un registro horario diario. Así lo dispone el artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores. Así que, ante las dudas planteadas, la importancia que el mismo tiene y las elevadas sanciones por no cumplir con esta obligación legal, pasamos a intentar aclarar los puntos principales sobre el registro horario de jornada.

¿Cómo he de llevarlo? Pues, mientras la ley no diga lo contrario, en cualquier tipo de soporte, desde un cuadro en papel, una aplicación informática, el registro del ordenador… cualquier forma que sirva para probar las horas en las que el trabajador está efectivamente trabajando. Sólo hay una forma de llevarlo que plantea problemas importantes y es la efectuada a través de máquinas con control biométrico (como aquellas que recogen la huella dactilar, por ejemplo), ya que la recopilación de estos datos puede ser ilegal según la Agencia Española de Protección de Datos al ser datos de elevada protección.

¿Debe estar firmado? Es lo más lógico, sino no sirve de prueba alguna, la empresa tiene que tener una copia firmada por el trabajador de todos los registros horarios, bien con firma escrita o electrónica.

¿Cómo se debe conservar? Los trabajadores tienen derecho a tener a su disposición el control horario que hayan firmado, por lo que deben estar en un lugar donde el trabajador tenga acceso, siempre en el centro de trabajo, ya que la inspección de trabajo puede exigirlo en cualquier momento.

¿Hasta cuándo hay que conservarlo? Entendemos que las sanciones laborales prescriben a los 4 años, por lo que se deberá estar en posesión del control horario hasta un máximo de 4 años.

¿Deben firmar o registrar solo la entrada y salida del trabajo? Aquí vienen las dudas más habituales. ¿Si salen a fumar deben registrarlo? La respuesta es que sí. ¿cuándo paran a comer porque su jornada es de 9 a 18 horas con una hora para comer? Sí. ¿Deben firmarlo si teletrabajan? Sí. ¿Y si salen a tomar el café o el bocata que les permite el convenio? No. ¿En una comida de empresa? No. ¿Las empleadas de hogar deben firmarlo? No, están exentas de la obligación.

Está claro: todos aquellos momentos de la jornada laboral que sean considerados como retribuidos en el convenio colectivo, son los que deben ser incluidos en el registro.

Siguiendo con este último criterio, una duda muy interesante que ya nos han consultado en varias ocasiones en torno al registro de jornada laboral: ¿hay que registrar las horas de «puesta a disposición de la empresa»? Son aquellos trabajadores que están en sus casas pero que deben acudir a trabajar si son requeridos, como retenes de los servicios de emergencia, farmacéuticos de farmacias rurales con guardias localizadas… Y la respuesta es que no, esas circunstancias son retribuidas de la manera que se establezca en el convenio, pero no deben tener reflejo en el control horario.

Si tienes cualquier duda sobre el control horario de tus trabajadores, puedes consultar a nuestro equipo laboral, estarán encantados de atenderte.

Devolución de IRPF a los antiguos mutualistas

Mucho se está hablando estas últimas semanas acerca de una posible devolución de IRPF a los que hayan cotizado a las antiguas mutualidades. Personas que cotizaron a mutualidades privadas, públicas, familiares de fallecidos que así lo hicieron… todos se están lanzando en solicitar devoluciones a la Agencia Tributaria. Pero… ¿por qué motivo?

Toda este revuelo se basa en la Sentencia del Tribunal Supremo 255/2023 de fecha 28 de febrero, que recogía por ejemplo el diario Expansión. Dicha Sentencia, en Recurso de Casación, reconoció a los pensionistas que cotizaron a la Mutualidad Laboral de la banca, el derecho a una reducción fiscal del 100% de lo cotizado hasta el 31 de diciembre de 1966, y de un 25% por lo cotizado entre el 1 de enero de 1967 y el 31 de diciembre de 1978, aplicable de forma proporcional al tiempo trabajado en la totalidad de la vida laboral.

¿Y por qué se llega a esta Sentencia? Con la llegada de la Constitución, y la creación de las distintas administraciones, comenzaron a sucederse hechos que, fiscalmente, estaban regulados por la Administración estatal y por las autonómicas. Así que la Ley Orgánica 8/1980 de Financiación de las Comunidades Autónomas estableció la prohibición de la doble imposición, no te podían cobrar un tributo, por el mismo hecho imponible, dos administraciones distintas. Imagínese, por ejemplo, que el Estado y el Ayuntamiento le cobraran el IBI. Eso está prohibido por ese principio de la no doble imposición.

El Estado permitía en aquellos tiempos a algunos grupos de profesionales cotizar a la Seguridad Social o a una mutualidad, y en muchos casos, como no existía régimen de la Seguridad Social que abarcase determinadas profesiones, los ciudadanos sólo tenían ese medio para garantizarse una pensión futura. Sin embargo, las cotizaciones realizadas a la Seguridad Social fueron consideradas gasto deducible para el IRPF, pero las cuotas de las mutualidades no, tributaban en el impuesto de la renta del ciudadano, por lo que se producía un desequilibrio claro entre dos situaciones análogas.

La Sentencia aquí estudiada reconoce el derecho de pensionistas de esas mutualidades y montepíos a esa rebaja fiscal para equilibrar la citada diferencia, pues se tributaba primero por las aportaciones de las cuotas a las mutualidades y después por la pensión, mientras los pensionistas de la Seguridad Social, sólo tributaban por su pensión.

Las reclamaciones se han multiplicado porque la sentencia alcanza a muchos sectores, como la construcción, trabajadores de las empresas eléctricas, profesores, policías… todos aquellos que cotizaron a las antiguas mutualidades o montepíos, que bien existían antes de la creación de la Seguridad Social y que se integraron posteriormente en la misma, o que existieron en paralelo a la misma.

Sin embargo, desde ARGUELLO ABOGADOS Y ECONOMISTAS debemos advertir que las cifras que se barajan en la prensa de devolución por estos conceptos no serán en todos los casos de 2500 o 3000 euros, ya que las devoluciones van aparejadas, lo primero, a la vida laboral del contribuyente y lo segundo, a sus circunstancias personales (recuerden lo dicho anteriormente, serán proporcionales a los años cotizados en la vida laboral del contribuyente).

El plazo para presentar dichas reclamaciones finaliza en el año fiscal, es decir, las declaraciones correspondientes a 2019 tienen de plazo hasta 30 de junio de 2024, las correspondientes a 2020 tendrán que presentarse antes del 30 de junio de 2025… El resto, desgraciadamente, está prescrito.

Esta Sentencia además tiene otra consecuencia sobre los pensionistas que hayan cotizado a esas mutualidades y montepíos, una consecuencia a futuro. Una parte de su pensión estará excluida de tributación, por lo que la Seguridad Social, al calcular el tipo de retención de IRPF de la pensión de un ciudadano, deberá tener en cuenta ese hecho, y reducir dicha retención. También en el año recién concluido, 2023. Por tanto, si otros años ya insistimos que es importantísimo no confirmar los borradores que se nos envían, este año es TRASCENDENTAL que dichos borradores sean revisados por nuestros profesionales para ver si se están aplicando correctamente el IRPF de la pensión o no, para no perder cantidades importantes en la declaración.

La Agencia Tributaria ha anunciado hace unos días que a partir del próximo 20 de marzo, procederá a crear un modelo para reclamar el IRPF que se ha cobrado de más, sin tener que aportar ningún otro tipo de documentación.

Sin embargo, actualmente ya se puede presentar dicha reclamación, aportando a la misma el DNI, la vida laboral del trabajador, las declaraciones de la renta presentadas durante los años reclamados y, si es posible, un certificado de las empresas de las cantidades aportadas a esas mutualidades, si es posible porque, debido al plazo transcurrido, muchas de ellas ni existen ya. Las reclamaciones tardarán calculan desde la Agencia Tributaria unos 5-6 meses en resolverse.

Por último, los herederos de todos aquellos fallecidos que -en los últimos cuatro años- hubieran tenido derecho a reclamar, podrán hacerlo en su nombre, aportando, además de la documentación exigible en todos los casos, la documentación que acredite tanto ser herederos de esos contribuyentes -declaración de herederos o escritura de adjudicación de herencia- como un poder en favor de uno de ellos cuando existan varios herederos.

Fechas tributarias clave para 2024 y una curiosidad.

Tras el ajetreo de los resúmenes anuales del mes de enero, las empresas afrontan este año teniendo siempre en cuenta las siguientes fechas clave:

22 de abril, último día para la presentación de los impuestos trimestrales correspondientes al primer trimestre del año. (IVA, pagos fraccionados de renta y sociedades, modelo 111 de retenciones…)

22 de julio, último día para la presentación de los impuestos trimestrales correspondientes al segundo trimestre del año.

21 de octubre, último día para la presentación de los impuestos trimestrales correspondientes al tercer trimestre del año.

Además, todos los ciudadanos en Asturias debemos tener en cuenta también otras fechas:

6 de mayo, último día para el pago del Impuesto Sobre Vehículos de Tracción Mecánica, la popular viñeta del coche.

1 de julio, último día para la presentación del Impuesto sobre la Declaración de la Renta de las Personas Físicas, la popular renta.

20 de noviembre, último día para el abono del Impuesto de Bienes Inmuebles, la popular contribución de la vivienda.

Y por último, comentar una curiosidad tributaria que ocurre este año debido a que es bisiesto: todos los impuestos trimestrales, cuyo plazo en teoría finaliza el día 20, todos se amplía el plazo algún día por coincidir el día 20 con sábado o domingo.

Farmacia 324

Ubicación: Farmacia situada en una villa costera del oriente de Asturias de gran relevancia turística.

Local propio, con posibilidad de alquiler o compra.

Facturación: En 2023 superior a un millón de euros. Facturación consolidada y alta rentabilidad.

Personal: Cualificado.

Consúltanos para más información en el 985234212.

Verdades y mentiras de la subida del Salario Mínimo Interprofesional

El gobierno ha anunciado la subida del Salario Mínimo Interprofesional para 2024. Ríos de tinta y minutos de televisión dedicados a analizar la subida. Pero ¿cuál es y cómo afecta a los salarios? ¿Qué hay de cierto en que no sube tanto como nos decían?

¿Cuánto será el SMI en 2024?

El SMI en 2023 era de 1080 euros en 14 pagas, o 15120 euros anuales, siempre hablando de cantidades brutas. Para 2024, subirá un 5% hasta situarse en 1134 euros en 14 pagas, o 15876 euros anuales. Por tanto subirá 54 euros brutos al mes.

¿Cuándo se hará efectiva?

Para que sea efectiva la subida, el Consejo de Ministros debe aprobar un Real Decreto Ley y este debe publicarse en el BOE. Los efectos de la misma ya se han anunciado que se retrotraerán a 1 de enero. Nada se ha publicado hasta el momento.

¿A quiénes afecta?

Afecta a todos los trabajadores por cuenta ajena que, con independencia de lo que diga su contrato o convenio colectivo, reciban bruta una cantidad inferior a 15876 euros anuales por un trabajo a tiempo completo, o su proporción en el caso de que el trabajo sea desarrollado a tiempo parcial. Hay convenios colectivos que varias de sus categorías han quedado por debajo del SMI, por lo que las tablas salariales quedan actualizadas en esas categorías en cuando se publique la norma.

¿Me subirán el SMI en la nómina de enero?

Las empresas no están obligadas a aplicarlo mientras no esté publicado en el BOE. En la práctica, pueden optar por dos caminos:

1-Aplicar ya la subida, abonando ya el SMI y la cotización correcta.

2-No aplicarla, en cuyo caso, en el momento de la subida deberán pagar los correspondientes atrasos y la correspondiente cotización de los mismos.

¿Qué pasa con el IRPF?

Es uno de los temas más comentados. Diversos asesores advertimos que, con la subida que la retención de IRPF -que con el SMI en 2023 era 0-, en 2024 habría que practicar una retención de al menos 27 euros al mes, con lo que la mitad de la subida realmente se la quedaría la Agencia Tributaria. El Gobierno ha afirmado que modificará los límites del cálculo de retenciones para que suban en la misma proporción que la subida del SMI, de tal forma que no corresponda practicar retención alguna a los trabajadores que sólo cobren el SMI en 2024. A día de hoy, no se ha realizado modificación alguna en el programa de retenciones de IRPF de la Agencia Tributaria.

¿A qué más afecta el SMI?

El SMI es el valor de referencia para la práctica, por ejemplo, de embargos en la nómina del trabajador. Según se establece en el artículo 27.2 del Estatuto de los Trabajadores, el SMI es inembargable (salvo en algunas circunstancias). Por tanto, cuando la subida del SMI esté publicada en el BOE, los embargos en la nómina deberán reducirse.

Ir al contenido