Skip to main content

Etiqueta: renta

Novedades en la campaña de la Declaración de la Renta

Ya se han hecho públicas las fechas y algunas novedades de la Campaña para la Declaración de la Renta de 2023 que debemos presentar este año.

La principal novedad es que la campaña de la renta finalizará el 1 de julio de 2024, pues el 30 de junio -día que tradicionalmente finaliza el plazo- es domingo.

Otras fechas importantes para tener en cuenta son dos:

-El próximo 3 de abril ya se podrá solicitar el borrador para su confirmación, donde podremos conocer todos los datos que la Agencia Tributaria tiene de nosotros.

-El 26 de junio es el último día para la declaración con ingreso domiciliado.

Estarán obligados principalmente todos aquellos que hayan obtenido 22.000 euros de salario en 2023, o 15.000 euros si ha tenido más de un pagador y el segundo le ha abonado más de 1.500 euros. Pero siempre hay que recordar que si no estás obligado a hacer la declaración, pero te sale a devolver, es importante hacerla para recuperar esas cantidades y no perder derechos.

Hasta aquí los datos generales. Pero vamos a profundizar un poco en los borradores que la Agencia Tributaria emite. Y es que empresas tan reputadas como Wolters Kluver estiman en un 70% los borradores que contienen errores trascendentales. Y hace un extenso listado de los mismos: prestaciones de maternidad mal consignadas, retribuciones salariales recibidas por trabajos en el extranjero, retribuciones en especie, dietas…

La Asociación Española de Asesores Fiscales reduce a un nada desdeñable 30% el número de borradores erróneos. Enumera entre otros que los borradores no recogen gastos de las hipotecas, pagos del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), deducciones que se pueden practicar las empleadas de hogar, donaciones… indicando además que los errores suelen ser siempre en beneficio de la Agencia Tributaria y en detrimento del contribuyente.

Es importante recordar que, cuando confirmamos un borrador, estamos haciendo dando por buenos los datos que allí figuran, y la Agencia Tributaria, en caso de reclamación, no tendrá en cuenta si ha sido un error contenido en un borrador que ella misma haya elaborado.

Para la Declaración de la Renta de 2023 que se presenta ahora, existen distintas novedades a las que habrá que estar muy atento: los gastos de difícil justificación de los autónomos han subido hasta el 7%, deducciones a la compra de vehículos eléctricos, la deducción de 100 euros por maternidad hasta los 3 años se amplía a todas las madres y no sólo a las trabajadoras…

Viendo toda esta información, confirmar el borrador de la declaración es correr un riesgo innecesario. Lo mejor es ponerse en manos de nuestros profesionales. Nuestro equipo está formado por técnicos con años de formación y experiencia, que asisten anualmente a cursos para conocer las novedades del impuesto, para que el cliente que confíe en ARGUELLO ABOGADOS Y ECONOMISTAS tenga la tranquilidad de presentar su Declaración de la Renta sabiendo que ha aprovechado todas las deducciones posibles en su favor.

Devolución de IRPF a los antiguos mutualistas

Mucho se está hablando estas últimas semanas acerca de una posible devolución de IRPF a los que hayan cotizado a las antiguas mutualidades. Personas que cotizaron a mutualidades privadas, públicas, familiares de fallecidos que así lo hicieron… todos se están lanzando en solicitar devoluciones a la Agencia Tributaria. Pero… ¿por qué motivo?

Toda este revuelo se basa en la Sentencia del Tribunal Supremo 255/2023 de fecha 28 de febrero, que recogía por ejemplo el diario Expansión. Dicha Sentencia, en Recurso de Casación, reconoció a los pensionistas que cotizaron a la Mutualidad Laboral de la banca, el derecho a una reducción fiscal del 100% de lo cotizado hasta el 31 de diciembre de 1966, y de un 25% por lo cotizado entre el 1 de enero de 1967 y el 31 de diciembre de 1978, aplicable de forma proporcional al tiempo trabajado en la totalidad de la vida laboral.

¿Y por qué se llega a esta Sentencia? Con la llegada de la Constitución, y la creación de las distintas administraciones, comenzaron a sucederse hechos que, fiscalmente, estaban regulados por la Administración estatal y por las autonómicas. Así que la Ley Orgánica 8/1980 de Financiación de las Comunidades Autónomas estableció la prohibición de la doble imposición, no te podían cobrar un tributo, por el mismo hecho imponible, dos administraciones distintas. Imagínese, por ejemplo, que el Estado y el Ayuntamiento le cobraran el IBI. Eso está prohibido por ese principio de la no doble imposición.

El Estado permitía en aquellos tiempos a algunos grupos de profesionales cotizar a la Seguridad Social o a una mutualidad, y en muchos casos, como no existía régimen de la Seguridad Social que abarcase determinadas profesiones, los ciudadanos sólo tenían ese medio para garantizarse una pensión futura. Sin embargo, las cotizaciones realizadas a la Seguridad Social fueron consideradas gasto deducible para el IRPF, pero las cuotas de las mutualidades no, tributaban en el impuesto de la renta del ciudadano, por lo que se producía un desequilibrio claro entre dos situaciones análogas.

La Sentencia aquí estudiada reconoce el derecho de pensionistas de esas mutualidades y montepíos a esa rebaja fiscal para equilibrar la citada diferencia, pues se tributaba primero por las aportaciones de las cuotas a las mutualidades y después por la pensión, mientras los pensionistas de la Seguridad Social, sólo tributaban por su pensión.

Las reclamaciones se han multiplicado porque la sentencia alcanza a muchos sectores, como la construcción, trabajadores de las empresas eléctricas, profesores, policías… todos aquellos que cotizaron a las antiguas mutualidades o montepíos, que bien existían antes de la creación de la Seguridad Social y que se integraron posteriormente en la misma, o que existieron en paralelo a la misma.

Sin embargo, desde ARGUELLO ABOGADOS Y ECONOMISTAS debemos advertir que las cifras que se barajan en la prensa de devolución por estos conceptos no serán en todos los casos de 2500 o 3000 euros, ya que las devoluciones van aparejadas, lo primero, a la vida laboral del contribuyente y lo segundo, a sus circunstancias personales (recuerden lo dicho anteriormente, serán proporcionales a los años cotizados en la vida laboral del contribuyente).

El plazo para presentar dichas reclamaciones finaliza en el año fiscal, es decir, las declaraciones correspondientes a 2019 tienen de plazo hasta 30 de junio de 2024, las correspondientes a 2020 tendrán que presentarse antes del 30 de junio de 2025… El resto, desgraciadamente, está prescrito.

Esta Sentencia además tiene otra consecuencia sobre los pensionistas que hayan cotizado a esas mutualidades y montepíos, una consecuencia a futuro. Una parte de su pensión estará excluida de tributación, por lo que la Seguridad Social, al calcular el tipo de retención de IRPF de la pensión de un ciudadano, deberá tener en cuenta ese hecho, y reducir dicha retención. También en el año recién concluido, 2023. Por tanto, si otros años ya insistimos que es importantísimo no confirmar los borradores que se nos envían, este año es TRASCENDENTAL que dichos borradores sean revisados por nuestros profesionales para ver si se están aplicando correctamente el IRPF de la pensión o no, para no perder cantidades importantes en la declaración.

La Agencia Tributaria ha anunciado hace unos días que a partir del próximo 20 de marzo, procederá a crear un modelo para reclamar el IRPF que se ha cobrado de más, sin tener que aportar ningún otro tipo de documentación.

Sin embargo, actualmente ya se puede presentar dicha reclamación, aportando a la misma el DNI, la vida laboral del trabajador, las declaraciones de la renta presentadas durante los años reclamados y, si es posible, un certificado de las empresas de las cantidades aportadas a esas mutualidades, si es posible porque, debido al plazo transcurrido, muchas de ellas ni existen ya. Las reclamaciones tardarán calculan desde la Agencia Tributaria unos 5-6 meses en resolverse.

Por último, los herederos de todos aquellos fallecidos que -en los últimos cuatro años- hubieran tenido derecho a reclamar, podrán hacerlo en su nombre, aportando, además de la documentación exigible en todos los casos, la documentación que acredite tanto ser herederos de esos contribuyentes -declaración de herederos o escritura de adjudicación de herencia- como un poder en favor de uno de ellos cuando existan varios herederos.

Fechas tributarias clave para 2024 y una curiosidad.

Tras el ajetreo de los resúmenes anuales del mes de enero, las empresas afrontan este año teniendo siempre en cuenta las siguientes fechas clave:

22 de abril, último día para la presentación de los impuestos trimestrales correspondientes al primer trimestre del año. (IVA, pagos fraccionados de renta y sociedades, modelo 111 de retenciones…)

22 de julio, último día para la presentación de los impuestos trimestrales correspondientes al segundo trimestre del año.

21 de octubre, último día para la presentación de los impuestos trimestrales correspondientes al tercer trimestre del año.

Además, todos los ciudadanos en Asturias debemos tener en cuenta también otras fechas:

6 de mayo, último día para el pago del Impuesto Sobre Vehículos de Tracción Mecánica, la popular viñeta del coche.

1 de julio, último día para la presentación del Impuesto sobre la Declaración de la Renta de las Personas Físicas, la popular renta.

20 de noviembre, último día para el abono del Impuesto de Bienes Inmuebles, la popular contribución de la vivienda.

Y por último, comentar una curiosidad tributaria que ocurre este año debido a que es bisiesto: todos los impuestos trimestrales, cuyo plazo en teoría finaliza el día 20, todos se amplía el plazo algún día por coincidir el día 20 con sábado o domingo.

Fiscal

En el área fiscal nuestros objetivos son obtener las mayores ventajas fiscales siempre dentro del cumplimiento de la normativa de impuestos estatal, autonómica y local. Que nuestros clientes vean sus obligaciones tributarias no sólo totalmente cubiertas, sino que -observando la legalidad vigente- puedan aprovechar los mayores beneficios fiscales existentes. Así, realizamos:

  • Todo tipo de impuestos declaraciones (trimestrales, renta, IVA, Intrastat…)
  • Módulos.
  • Planificación fiscal de herencias, estudiando los beneficios fiscales, bonificaciones y obligaciones de los herederos. Cálculo del impuesto de sucesiones y donaciones.
  • Contestación a requerimientos e inspecciones de Hacienda y demás procedimientos tributarios.
  • Recursos administrativos en materia fiscal.
  • Planificación de impuestos, estudiando todo tipo de deducciones y bonificaciones.
Ir al contenido